¿Cómo tener un alojamiento accesible?

Imagen para Posteo de Blog: ¿Cómo tener un alojamiento accesible?

Seguramente alguna vez escuchaste o leíste que un buen alojamiento debe ser accesible. A menudo sucede que algunos términos se ponen de moda, y su verdadero significado se pierde.

En este caso, probablemente identifiques la accesibilidad con la presencia de rampas, el ancho de las puertas, señalética en braille, o cualquier otra adaptación del espacio a personas con discapacidad.

La realidad es que esta es sólo una de las caras de la accesibilidad.

Pero… ¿qué es la accesibilidad?

Para simplificar, diremos que es un concepto complejo ;)

Cuando hablamos de accesibilidad interesan cuatro dimensiones principales, que pueden estar presentes o no, para determinar qué tan accesible es un lugar o experiencia. Es decir: así como un alojamiento puede ser accesible, también pueden serlo un museo, un parque nacional o un centro de excursiones (mejor dicho, deberían serlo).

Dimensiones

Veamos entonces cuáles son las dimensiones de la accesibilidad, que puedes pensar para tu alojamiento aunque tradicionalmente hayan sido tratadas en relación con sitios patrimoniales (SPOILER ALERT! Hablaremos de esto en un futuro post):

  • Accesibilidad cultural:

Esta dimensión está relacionada con la elaboración y comunicación de un mensaje educativo. Aunque generalmente se asocia a los conocimientos básicos que tiene que tener un visitante para poder comprender e interpretar un recurso cultural, también puedes llevarlo al ámbito de tu negocio.

Conociendo a tus huéspedes, reflexionando sobre quiénes son y qué esperan de la visita a tu localidad, puedes ayudarlos a generar los conocimientos necesarios para disfrutar más de su estadía.

Nadie conoce tu localidad como tú: comparte ese conocimiento y haz de las estadías de tus huéspedes una experiencia rica culturalmente.

  • Accesibilidad temporal:

La accesibilidad temporal tiene que ver con cuándo se puede acceder a un sitio. Está condicionado por horarios, temporadas, clima, etc.

¿Dónde ves un aspecto similar en tu alojamiento?

Seguramente en los horarios de check-in y check-out. Es un buen momento para revisar qué franjas horarias permites y por qué, o si has tenido problemas o huéspedes que te han pedido horarios adicionales porque les quedaba mejor.

  • Accesibilidad espacial:

Esta dimensión podemos pensarla en base a dos aspectos:

  • Qué tan fácil es llegar

  • Qué tan fácil es circular dentro

Puedes mejorar el primer aspecto enviándoles un link con la ubicación del alojamiento a tus huéspedes, o dándoles explicaciones claras de cómo llegar, en caso de que pueda ser complicado.

El segundo aspecto tiene que ver con el tamaño y disposición de tu alojamiento. Si es pequeño quizá no necesites poner carteles para indicar dónde está cada espacio, pero si es grande, será mejor que los tengas. Recuerda que, si tus huéspedes suelen hablar distintos idiomas, agregar dibujos a los carteles puede facilitar su comprensión.

Por último, no debemos olvidar la accesibilidad espacial pensada en torno a facilitar el acceso a personas con discapacidad. Puedes asesorarte sobre cómo mejorar y adaptar tus espacios, creando instalaciones más inclusivas y amigables para todas las personas.

  • Accesibilidad económica:

La cuarta y última dimensión que veremos se relaciona con el precio. Si en otros sitios podemos hablar del valor de una entrada, en tu alojamiento pensamos en las tarifas.

Si antes fue un buen momento para reflexionar sobre los horarios de tu recepción, ahora puedes pensar en cuándo, cómo y por qué fijas tus tarifas, y por qué son esas y no otras. ¿Has tenido problemas con esto alguna vez?

Entonces, ¿cómo tener un alojamiento accesible?

La respuesta, como suele suceder, es depende.

¿De qué? De en cuáles dimensiones te enfoques: si es en una, más de una, o todas.

Puedes revisar la información que das sobre tu localidad, los horarios que fijas, la disposición y señalización de tu espacio y el valor de tus tarifas. Así, sabrás qué tan accesible es tu alojamiento, y qué puedes hacer para mejorar su accesibilidad.

Para terminar

En este post revisamos el concepto de accesibilidad, pensando en cómo se lo considera generalmente, y en qué tan complejo es en realidad. Revisamos sus dimensiones y las aplicamos a tu negocio.

Ahora te toca a ti, ¿cómo harás a tu alojamiento más accesible?

Si te gustó el post, déjanos tu comentario ;)

Foto por Jean-Frederic Fortier en Unsplash.

Presentación y adaptación de los conceptos presentados en Treserras, J. (2005). El patrimonio como generador de desarrollo a partir del turismo. V Jornada sobre Gestió del Patrimoni Sostenible, Fundació Abertis, Barcelona/Madrid.