Innovación en alojamientos [Mitos y verdades]

Imagen para Posteo de Blog: Innovación en alojamientos [Mitos y verdades]

Seguramente estás pensando que este post tiene que ver con la tecnología. Que te diremos que tienes que aprender a programar, a diseñar tu propia página web para tu alojamiento o a hacer las mejores publicidades en todas las redes sociales que existen. Pero no.

La pandemia del COVID-19 es hoy una wake-up call (o llamada a la acción) a la forma en la que se hacía turismo. Hoy estamos obligados a repensarnos e innovar…

Pero, ¿qué es innovar?

Si alguna vez escuchaste “te reconviertes o desapareces” o “te adaptas o te mueres”, la innovación estaba detrás.

Innovar es usar la creatividad para generar cosas nuevas

Tiene que ver con reconocer el estado actual de algo y buscar alternativas para mejorarlo. (SPOILER ALERT!) Si se te viene a la mente pensar en qué puedes hacer frente a los cambios que sufrirá el turismo la pandemia, entonces me estás siguiendo…

¿Qué no es?

Innovar no tiene que ver con la tecnología, no es mejor el que está más digitalizado. Tampoco tiene que ver con grandes inversiones, no gana el que tiene más dinero.

En realidad, la innovación es una actitud proactiva hacia los problemas y las situaciones difíciles, pero también hacia las oportunidades.

¿Cuándo puedo innovar?

La pregunta debería ser ¿cuándo no?

Siempre es un buen momento, y hoy en día, es casi una necesidad. ¿Por qué? Porque la triste realidad es que, probablemente, no todos los emprendimientos turísticos sobrevivan a esta pandemia.

Darwin ya hablaba de la supervivencia del más apto.

Hoy, ser el más apto, va de la mano con ser innovador. Todo está cambiando, y todo va a cambiar. Ya no hay que esperar a que el turismo se recupere. Las reglas del juego ya no serán las mismas, el turismo no será de nuevo lo que era.

Se están proyectando cambios en las conductas sociales, en las expectativas de los turistas. Habrá nuevas exigencias y nuevas prácticas de consumo. Ya no se competirá tan fácilmente por precio, seguramente los huéspedes ponderen más la seguridad.

Piensa en los aeropuertos antes y después del atentado del 11 de Septiembre a las Torres Gemelas en Nueva York. Los controles anti-terrorismo vinieron para quedarse. Ya nunca más se pasó por un aeropuerto sin pasar por un detector de metales.

Quizá en el futuro ya nunca más puedan no cumplirse estrictos estándares de seguridad sanitaria. El housekeeping tendrá un rol central en la vuelta a la actividad. También lo tendrá la asistencia al viajero.

¿Cómo empiezo a innovar en mi alojamiento?

Si la innovación es la respuesta, comienza haciéndote preguntas.

  • Imagina nuevos escenarios: ¿Cómo serán los nuevos viajeros? ¿Cómo serán las nuevas necesidades de mis huéspedes? ¿Cuáles serán sus urgencias? ¿Y sus expectativas?

  • Imagina problemáticas que surgen de esos nuevos escenarios: ¿Cómo voy a reconvertirme? ¿Cuál va a ser mi propuesta de valor, mi diferencial? ¿Qué podré hacer para aumentar la confianza en mi alojamiento? ¿Cómo voy a comunicarlo?

El cómo respondas a estas últimas preguntas, será tu innovación.

Si hay algo positivo en esta situación, es que nos obliga a repensar nuestros negocios, a salir de nuestra zona de confort, a volvernos más creativos, innovadores y aptos.

Por último: ¡No te desanimes!

Más tarde o más temprano, el turismo volverá y volverás a tener huéspedes. Volverá antes el turismo doméstico (turistas que viajan dentro de su país) que el internacional, y deberás estar preparado.

Con proyecciones, creatividad y acción, saldremos adelante. No te dejes estar. Recuerda que ya nada será como fue:

Eso no quiere decir que será mejor ni peor, sólo diferente

Anímate a cambiar junto con el contexto, ¡adáptate!

Y no te olvides: Mantente informado y quédate en casa tanto como puedas. ¡Cuídate y cuida a tu gente!

Foto por Jon Tyson en Unsplash.